22) The GAME

Six Feet Under. Una serie que mezclado con otras cosas me está haciendo sentir la circulación de la sangre en la cabeza. Pensar.

El último capítulo de la primera temporada no lo pude terminar. Escena de hospital y el médico le diagnostica a Nate una posible enfermedad en la cabeza. Una sola vez me hice una resonancia y fue en la rodilla. Mi cuerpo no entró del todo, pero esa máquina aterra. Me asusta. Y siempre pienso que algún día tendré que entrar. Aunque así más no sea que para un examen rutinario.

Le dí unos días. Esperé. Lloré. Y hoy volví a retomar. Directamente fui hacia el primer capítulo de la segunda temporada. Brillante.

Nate está drogado (¿no es un lugar común que las revelaciones vengan cuando alguien está drogado?). Se acuesta y sueña. En él, aparecen: el padre ya muerto, la muerte y la vida. Están esperándolo para jugar. Un juego que a Nate no le gusta. “Porque nunca has apostado”, le dice su padre. Nate decide apostar. Jugar. Contra la vida y la muerte. En la primera movida de fichas, la muerte le saca mucha ventaja. Y él se enoja. “No te conviene hacerlo enojar”, vuelve a decirle el padre. Cortan el juego. Y la vida (mujer) le propone tener sexo a la muerte (hombre). Excelente escena donde la muerte se coje a la vida. Al fin y al cabo, eso es lo que parece en la vida real…

Despierta. Avanzan las escenas y Nate se encuentra solo en la playa. De repente, se levanta y vestido como está, empieza a caminar hacia el mar. Se adentra y avanza. Pero el Nate real está en realidad aun sentado sobre la arena. Fin.

La muerte ya está. Cuando uno es chico, ella parece lejana. Ni siquiera coqueteamos mentalmente con su presencia. Pero cuando uno va creciendo, la cosa se pone más seria. Nate comenzó a jugar a la vida y la muerte desde que descubrió que era frágil. Que quizás podría estar enfermo. Pero el juego ya se estaba jugando. No hace falta darnos cuenta de nuestra vulnerabilidad o que algún médico nos diagnostique un posible peligro. La cuestión pasar por decidir qué hacer cada uno. Meterse al mar o quedarse sentado. Tenemos que elegir. Hay que elegir. Y vivir aceptando las elecciones. Que no son más que elecciones de un juego que nos lleva a todos al mismo lugar. “Un juego sin fin”, como dice la muerte en Six Feet Under.

Un pensamiento en “22) The GAME

  1. LM

    Esta es una de mis series favoritas y curiosamente yo la comence a ver despues que fallecio mi tio… uno no piensa mucho en la muerte, como si nunca le fuera a pasar eso a uno, vivimos ignorandola…

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>