Crónica de un conflicto

Junio de 2025. La Agencia Internacional de Noticias Objetivas de Estados Sudamericanos (AINOES) emite un cable que pone en alarma a toda la humanidad. Hablan de una caída en la producción mundial de alimentos e informa que han empezado las revueltas sociales de los sectores más perjudicados. El contador oficial habla ya de un millón de muertos por falta de alimentos. El mundo se divide en dos bloques: los impacientes y los caprichosos. Ambos bloques promueven las manifestaciones en todo el mundo sin una clara definición política.

Gustavo Grobocopatel, presidente de la Republica Argentina gracias a la proscripción del NeoPeronismo, y con el apoyo de la Iglesia, las multinacionales y la clase media, es acusado por los Estados Unidos de “egoísta, tramposo y manipulador” y lo acusan de ser el culpable del desastre. Su perfil bajo lo perjudica. Los medios internacionales lo llaman el “Rey del silencio”, sobrenombre que desplaza al anterior “Rey de la soja”.

Por presión de los Estados Unidos, las Naciones Unidas envía un equipo de especialistas para comprobar la presencia de alimentos de consumo masivo en la Argentina, nación a la que consideran responsable de la disminución de la producción mundial de materias primas. Según dicen, Grobocopatel hace años estaría guardando la comida en zonas ocultas para que ante un aumento en la demanda, pueda elevar el precio de exportación. Los economistas de Oxford lo acusan de ser más keynesianista que Keynes.

La Organización de los Estados Americanos se reúne en carácter de urgencia y proclama que “es necesario que Norteamérica intervenga la Argentina para garantizar los alimentos a todo el mundo”. Los principales líderes occidentales se cruzan acusaciones. Señalan a China como responsable del aumento en el consumo de alimentos. África sostiene todo lo contrario y no entiende la causa de semejante crisis. El grupo de los G4 explica que todo se debe a un malestar del mercado, seguido de una fuerte bronquitis. La Comunidad Europea, en cambio, continúa preocupada por el aumento de la inmigración ilegal entre sus propias fronteras. El nivel de tensión aumenta a medida que pasan los días.

Aparecen los movimientos antiglobalización y llaman a la anarquía al grito de “nosotros teníamos razón”. El “Grupo de Países no alimentados” lucha por la equitativa distribución de las materias primas. Las Fuerzas Universales Con Kalorías (FUCK), grupo revolucionario compuesto por inmigrantes hispanos en Estados Unidos, secuestra mercaderías y pide dinero a cambio, al tiempo que acusan a Wikileaks de no haber previsto semejante situación. El Grupo Sushi, de Argentina, pelea por la preservación del pescado. Los artistas se unen y comienza un nuevo movimiento artístico-cultural que intenta vivir sin comer, el cual no logra éxito e incluso eleva la tasa de muertes.

Los medios de comunicación, en manos de filántropos, desinforman al mundo sobre el verdadero peligro de la falta de alimentos a través de notas que explican las ventajas de tener plantas en casa o el por qué sería beneficioso tomar un vaso de leche todas las mañanas. Los diarios borran las secciones de política y economía para fusionarse en “Vida Cotidiana”.

La idea de una Tercera (y última) Guerra Mundial se vuelve realidad. El ritmo de vida se acelera ante la posibilidad del fin, y las economías mundiales muestran una mejoría debido al consumo desenfrenado, que incluye gastos lujosos como la compra de terrenos en la Luna. El Banco Mundial y el FMI otorgan créditos para el “Desarrollo nuclear de las Naciones”, en el marco de la Doctrina de Seguridad Nacional del Siglo XXI. Argentina, al igual que otros países, destina los créditos recibidos para pagar intereses de la deuda externa, y el resto desaparece.

El conflicto despierta el debate en el ambiente intelectual y varios filósofos reflexionan sobre el futuro de la humanidad. En una carta abierta expresan su profunda preocupación y reflexionan sobre cómo el hombre es capaz de destruirse a si mismo sin entender que la vida es un juego al estilo Monopoly. La sociedad, ya sin tiempo para entender al mundo de las ideas, abuchea a los filósofos a quienes consideran “de otro mundo”.

En la Casa Rosada, Grobocopatel mira televisión, mientras sus asesores corren a su alrededor. Se queja porque en la pantalla sólo se ve un culo en primer plano.
Suena el teléfono rojo.

– ¿Quién habla? –pregunta Gustavo.

– Ésta es una llamada desde la Casa Blanca.

Gustavo frunce el ceño, tapa el teléfono y le susurra a sus asesores: “llaman desde la Casa Blanca”.

– Queríamos comunicarle que Maddie se encuentra en grave estado. Un cáncer de pulmón ha obligado a su internación de urgencia. La metástasis ya empezó.
Gustavo tapa nuevamente el teléfono. Dice: “Maddie está enferma”.

Al día siguiente, los Estados Unidos y Argentina hacen las pases. Los diarios publican la crónica del joven médico que le descubrió el cáncer de pulmón a la presidenta de Estados Unidos, lo que permitió la Paz Mundial…

Publicado en LaTandilura.com.ar 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>