El ataque de los anuncios

Viajaba en el colectivo cuando me hice el dormido para no ceder el asiento. Mi buena moralidad coqueteaba conmigo y me pedía hacer lo que corresponde. Sin embargo, fue el sonido de un celular el que le ganó a mi moral. El ringtone resultaba tan particular que me hizo abrir los ojos y ahí ya no pude zafar. Di mi asiento acompañado por una ligera sonrisa. Mientras, el celular seguía: “si nos organizamos, coj…todos”. Un cantito que últimamente se volvió popular…

Generalmente me lleva tiempo masticar las ideas. A la tarde, una palabra volvió. Ojalá hubiese sido la de “coj..”, pero la que apareció fue “organización”. Y entonces, seguido, llegué a una conclusión obvia, contundente y reveladora al mismo tiempo: si nos organizamos podemos lograr cualquier cosa. Mezclé con la noticia de la marcha en favor de la aplicación de la nueva ley de medios y la conjunción de ambos hechos dio en un recuerdo de mi inconsciente. Lo busqué, lo google, lo reflexioné. En fin, Los Simpsons deberían darse como materia obligatoria en la secundaria.

Las escenas transcurren en el capítulo “Especiales de Halloween VI-El ataque de los anuncios”. Allí se relata una metáfora reveladora, que ya se inicia en el título. El mismo describe el actual bombardeo de la publicidad. En la primera imagen, Homero llega a un comercio y dice:

– Quiero una rosquilla coloso como la del anuncio. (Una de las características de la publicidad es mentir a través de la imagen, aunque por ley algunos anuncios aclaren: “la imagen puede no coincidir con la realidad”).

Sin embargo, le dan a Homero una rosquilla en su tamaño real y agrega:

– Eso es publicidad falsa.

– Lo siento, no hay devoluciones.

– Yo pagué por una rosquilla coloso y voy a tener una rosquilla coloso.

El capítulo avanza y aparece otro mensaje directo para la doble lectura, un mensaje que describe el estado actual de las cosas. Por la radio se escucha: “La ciencia anuncia una tormenta iónica y piden tomar las medidas necesarias”. Homero dice: “Qué saben esos soquetes”. Se roba la Donuts gigante y ahí los anuncios cobran vida luego de que un rayo los toque. Una demostración de que, en algunos casos, la ciencia se ha puesto al servicio del consumo.

Siguiente escena, el periodista Kent Brockman comenta:

- Buenos días amigos. El pánico se apodera de Springfield. Anuncios gigantescos destruyen la ciudad. Tal vez es una nueva y audaz campaña. Pero, ¿qué producto podría justificar esta carnicería? ¿Un detergente?

Y luego es atacado por su propio anuncio. La ciudad comienza a ser destruida por diversas publicidades. Lisa acude a la agencia de publicidad que creó los anuncios en búsqueda de una solución.

Lisa: – Si su agencia de publicidad creó a todos esos personajes, debe saber cómo detenerlos.

Ejecutivo: – Bueno…la publicidad es muy curiosa. Si el público deja de ponerle atención… ésta desaparece.

L:- ¡Porque el medio es el mensaje! (Marshall McLuhan: lo que importa es el efecto de los medios como moldeador de las relaciones sociales y no tanto el contenido)

E:- ¡Exacto! Si le dejan de poner atención a los monstruos, sus poderes desaparecen.

L:- Pero no pueden evitarlo, están destruyendo todo.

E:- ¿Sabes? Tal vez ayude una tonada: “no vean a los…no vean a los…monstruooos!” Bueno, se le oía mejor a Paul Anka.

Otra lectura para hacer. La música como canal de escape, capaz de destruir al consumo excesivo e irracional, a la mecanización de la vida, al aburrimiento. Paul Anka comienza a tocar su canción, la ciudad se une. Todos comienzan a prestarle atención, a escuchar su recital. De a poco, los anuncios comienzan a morir. Ya nadie les presta atención. Y el final, el capítulo va directo al cerebro. Nuevamente aparece Kent Brockman: “En estos momentos, los monstruos publicitarios podrían estar en su ciudad. Cierren sus puertas, tapíen sus ventanas, porque el próximo anuncio que vean puede destruir su casa y comerse a su familia…”

¿Ficción o realidad? Quien quiera oír, que oiga. Propongan para que vale la pena unirse y desde acá lo convocamos!!!

Publicado en Cosa de Serranos.com.ar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>