El Periodismo y los medios

El periodismo argentino, difícil de clasificar en un concepto homogéneo, pero válido a la hora de intentar describirlo, está pasando por una etapa de resignificación.

Durante mucho tiempo, y sobre todo en los ´90, nadie ponía el ojo sobre el rol, funcionamiento o modo de construir una noticia que llevaban adelante los medios de comunicación. El periodismo, el ejercicio del profesional de la comunicación no estaba puesto en tela de juicio. Era como un submundo intocable, disparador de verdades objetivas, hombres de traje que explicaban el mundo sin intervención. Cuando alguna voz se levantaba y tenía el atrevimiento de poner al desnudo el accionar de un medio de comunicación, se estaba atacando a la libertad de expresión.

Bueno, eso pareciera estar en debate. Y lo hace para el bien común. Al principio, solo había lugar para un programa que desenmascaraba la presencia de miserias dentro de la televisión. Hoy, ese espacio se extendió a un programa que pone en escena no sólo los discursos políticos y su construcción, sino además cómo estos circulan y se resignifican a través de la editorial de los medios.

El ataque a la libertad de expresión vuelve a tomar protagonismo a partir de afiches, a partir del poderío de un multimedio para estar a la defensiva cuando se está derrumbando, a partir de la nueva Ley de Medios increíblemente paralizada. Los medios, y tenemos que entenderlo, son una instancia más donde se juega el poder. Por lo tanto, no sólo hay que leer, sino hay que saber cómo y hay que entender que poner en discusión el rol de los medios en nuestra sociedad es un derecho. Porque en definitiva, los medios son públicos (hablando en el caso de la radio y la televisión). Esto nunca pareció ser entendido, pero los medios audiovisuales pueden cambiar de dueño.

Deberían hacerlo en una sociedad madura. Para ser más específicos, los canales y las radios utilizan el espectro radioeléctrico, que es limitado y es patrimonio de la humanidad. Y es el Estado quien lo regula. Por ende, nos hemos acostumbrado a pensar: Clarín-Artear-Canal 13, desconociendo que la formula puede ser cualquier otra (siempre y cuando las licitaciones se realicen de manera transparente).

En el estado actual de las cosas, y como se acostumbra a tener una visión prejuiciosa en cuanto al rol del Estado, visto solamente como la acumulación de poder, como el espacio de la corrupción y demás lugares comunes, tendemos a descreer de muchas de sus acciones. Pero ha tenido que ser él quien pudo desnudar lo que hay detrás del periodismo, aunque deberíamos haber sido nosotros como sociedad. Faltó que un Gobierno se subiera a un ring para ver cómo un Multimedio tira por la borda cualquier cuota de credibilidad.

Los medios son un ojo, pero no el nuestro. Debemos poder distanciarnos, ser críticos ante lo que vemos. En la mayor de las veces, los medios se mueven en base a construcciones de sentido. Preguntarse por qué pasa lo que pasa es un ejercicio muy interesante. ¿Por qué aparecieron canales con 24 hs de noticias? ¿Por qué quien me da el servicio de cable tiene sus canales en la mejor ubicación? ¿Por qué las noticias se tejen en una relación perversa de lenguaje: “nuevamente un robo”, “otra vez el caos”, “nuevo aumento”? ¿Por qué cada político que vota en contra del Kirchnerismo es un héroe y el que vota a favor es un traidor?

Para no desviarnos de la cuestión de la libertad de expresión, hay que entender que hablamos de un concepto abstracto. Que se llena de sentido en la práctica misma. Pero que no deja de ser una idea falaz y controversial. Nadie tiene el acceso garantizado plenamente y en libertad a un medio. Se han inventado las votaciones por sms para hacernos creer que tenemos un poder de decisión sobre lo que ocurre en ellos.

Eso no es participación, no es acceso. Y por otra parte, la libertad de expresión pierde su razón de ser cuando los medios tienen un poderío y no todos tienen la misma oportunidad de crecer.

Si no existiera la libertad de expresión, este Gobierno sería de lo mejor que hemos tenido en años. Como no es la intención del artículo debatir esta cuestión, sí podemos coincidir en que según lo que nos cuentan los medios, esto es un desastre. Si lo es o no, será otro tema a discutir.

Publicado en el portal ABCHoy.com.ar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>