Entrevista a Sri Sri Ravi Shankar

Búsquenme, me encontrarán, en el país, de la libertad”. Algunos prefieren creer en la poesía de León Gieco y encontrar allí su ser interior. Otros prefieren encontrarse el próximo 9 de septiembre en el Planetario y llegar a la paz a través de la meditación. Y tantos otros prefieren creer que el dólar es una moneda sustentable. Lo cierto es que la artillería mediática del Grupo trajo  –junto al Jefe de Gobierno Mauricio Macri – al líder de la fundación del Arte de Vivir Sri Sri Ravi Shankar. Y gracias a la vigencia de la Ley de Medios, pudimos entrevistarlo a pesar de ser un artista exclusivo del Trece.

– ¿Puedo decirte Sri?

– Puedes llamarme como quieras. ¿Pero acaso es el nombre algo que identifica?

– ¿Y cómo puedo llamarte?

– Puedes llamarme como quieras, siempre y cuando ese llamado salga de tu corazón.

– Ajá. ¿Conocías la Argentina?

– Conozco todas las partes de este mundo. Hoy, gracias a Di… (tose y se corrige) Hoy, por suerte, Western Union llega a cualquier lugar.

– ¿Está usted al tanto de cuáles son las preocupaciones que más aquejan a los argentinos?

– Oh sí.

– ¿Me pueden decir cuáles?

– Oh sí.

– ¿Está usted tocánd…? Perdón, ¿y cuáles son éstas?

– Usted no debe hacer esos gestos obscenos.

– Pero si yo no… olvídelo. ¿Me dice cuáles son las preocupaciones?

– Oh sí. Sé que les preocupa la Cadena Nacional y las camisas de un periodista.

– ¿Y qué opinión le merece a usted?

– Yo creo que lo que preocupa, sucede.

– ¿Acaso no es “lo que sucede, conviene”?

– ¿Y no es lo que he dicho acaso?

– No.

– Oh sí.

– ¿Por qué, a pesar de sus intentos, la violencia sigue rigiendo el comportamiento humano?

– Porque no han puesto en práctica el arte de vivir.

– ¿Cómo podría el arte de vivir terminar con la violencia?

– ¿Cómo podría el arte de vivir no hacerlo?

– ¿Puede no contestarme con otra pregunta?

– Le voy a enseñar una cosa.

– Por favor.

– La violencia se soluciona con esperanza y con ejercicios. Cuando la esperanza no alcance, busque una mochila. Escriba en hojas en blanco palabras que le generan ira o rabia. Palabras como “vete a fecar”. Luego, llene la mochila con todas esas palabras. Cuélguese la mochila. Haga dos pasos y suéltela. Va sentir un gran cambio.

– ¿Algunos creen que sus ideas son lindas pero no pueden ser llevadas a la práctica?

– Sin intentarlo, no puedes decir que algo no funcione.

– ¿Por qué cree que la espiritualidad funciona? ¿No es acaso una moda?

– Es una necesidad. Los ricos tienen la necesidad de abrir su corazón.

– ¿Para liberar su culpa?

– Oh no.

– ¿No sería mejor que abran su billetera?

– Oh no.

– ¿Va a seguir haciendo eso por mucho tiempo?

– Oh no. Todo lo que sea necesario. Y los pobres necesitan recuperar su autoestima.

– ¿No lo harían recuperando el poder adquisitivo?

– Con la meditación alcanza.

– ¿En serio?

– Sí.

– ¿No me está usted simplificando la vida?

– Tiene la respuesta delante de sus ojos.

– ¿Por esto lo dice? No, es la lista del supermercado de mi mujer. ¿Podrían dejarnos una frase para el final?

– Arte, arte, arte, para vivir en arte.

Publicado en LaTandilura.com.ar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>