Me siento un iPhone

— Si hoy me hacen un reportaje y me preguntan “¿cómo te sentís?“, yo le contesto: me siento un iPhone. No te rías, me siento un iPhone. O sea, opero identicamente igual que un iPhone. Me siento versátil y flexible como el iPod. Es increíble lo que me pasa. Pero en serio te hablo, el otro día ponele estaba en la fiesta de Micha y me sentía como el centro de la fiesta y ahí dije: chau man, me maximizo a tope y me quedo ahí. Y después en un momento me quise borrar porque estaba como súper cansado, hice pack y me minimicé. Pack maximizo; pack achico. Y eso lo empecé a usar en todo. Estaba con el viejo Ricardi hablando por la campaña de celulares y me quemó la cabeza. Me achiqué al mínimo, pero al mínimo eh, dejé el cerebro funcionando al mínimo, y agarré y le hice zas y pasé de página, lo dejé ahí clavado. Eso fue increíble.

— Che, ¿y un iPhone de cuánto?

— De 8 gigas.

— ¿No es mucho?

Escena El artista (2008), de Gastón Duprat y Mariano Cohn, en sala de museo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>