No es lo mismo padre

No es lo mismo que no llames.

Que no vengas, que no me busques.

Que no me encuentres, sino que esperes.

Que tu aporte sea un compromiso,

Porque odiás los compromisos.

 

Te cuesta hacerte cargo.

Te gusta hacerte el boludo.

Te pesan las relaciones,

Te duele el corazón.

No elegís la soledad,

Ella te eligió a vos.

 

Y cuando eso pasa, así ven tus ojos.

Así siente tu piel.

Así percibe tu nariz.

 

Una furia, un dolor.

Una ira, un desencanto.

Un abandono, una desidia.

Una intensidad que se resume muchos años después:

Siento que me dejan solo, porque no sé jugar con un chico“…

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>