Rosa, rosita…

¿Y?

No sé, vos dirás como sigue.

 

Sigue porque tiene que seguir.

 

Veremos si es verdad que andas por ahí,

y entonces diremos que el aire es más pesado,

que cuesta respirar, que no se puede avanzar.

 

Podemos no decir nada,

pero vale la pena decirlo todo. 

 

Unos acumulan, agregan y suman.

Los otros, vamos perdiendo en el camino,

soltando y dejando caer

no para ser más fuertes, sino para ser.

 

Y ahora hay algo seguro.

Te has ido y me has robado minutos,

el “día” es más corto porque yo lo he elegido.

Hay momentos para juntar los pies y pensar en ti,

y hay momentos para que podamos volver a reír. 

 

Vivir en la memoria, también es una forma de vivir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>